El Eternauta (El Eternauta Edición Aniversario: 50 Años, 1957-2007)

Genres

Argentina Comic Comics Currently Reading Favorites Fumetti Nacional Sci Fi To Read

About this book

El Eternauta: La historieta original. Edición especial: literatura complementaria.Ni de paz ni de amor. La noche que abre El Eternauta es de angustia y desolación. La nevada que cae sobre Buenos Aires es sólo el primer tramo de una invasión alienígena que desgranará sobre reconocibles escenarios urbanos su violenta espiral de poesía y aniquilamiento. ¿Cómo se combate esta estratégica avanzada militar que ahoga las esperanzas de supervivencia humana? ¿Dónde se esconde el verdadero enemigo? ¿Quién será capaz de enfrentar un destino peor que la muerte? ¿Qué hacer cuando es imposible avanzar e inviable retroceder? Resistir. Contra el invasor. O contra el ejercicio abusivo del poder, que viene a ser lo mismo.La mayor aventura de ciencia-ficción escrita en el sur del mundo apareció serializada como un largo folletín en la revista Hora Cero Semanal entre 1957 y 1959. Obra de Héctor Germán Oesterheld y Francisco Solano López, la epopeya de El Eternauta es una minuciosa radiografía de la historia argentina de los últimos cincuenta años. Metáfora alucinante del país arrasado, entregado a los intereses externos y dominado por el invasor. Una historia actual que continúa gritando su mensaje a los cuatro vientos: Cuando ya no importa si se gana o se pierde, lo único que prevalece es la dignidad con la cual se presente batalla.

Reader's Thoughts

Plucino

Una obra maestra de historieta de ciencia ficción. Larguísima, circular, desperadísima: una lectura a veces pesada pero siempre apasionante.

Epicarmo Papoula

À medida que avanço pelas páginas de El Eternauta meu apetite de leitor é transmutado em vontade de desolação,a construção desta história pode ser percebida logo nas primeiras páginas como o exemplo de parceria Roteiro/Arte que somente é notada em momentos isolados na História das H.Qs.A arte segura de Solano Lopez parece ter influenciado muito David Lloyd, e o roteiro de Oesterheld, a maneira como conduz dramáticamente seus personagens pelo mistério, quase nublando sua importância até o momento em que tem-se o vislumbre da verdade por trás de tudo, isto não apenas não deixa espaço para se discutir a grande qualidade deste trabalho, aínda mais por ser um digno representante da ficção científica dos anos 50, como também chama a atenção para termos na América Latina praticamente nada desta espécie de criação, e isto digo até hoje, pelo menos algo digno de nota. Recomendo a edição da Biblioteca Clarín de la Historieta, o volume 5, brochura de 2004, em preto e branco como deve ser. Não re3comendo este trabalho apenas para os fãs do gênero Ficção Científica ou Quadrinhos, mas para aqueles que principalmente comungam da opinião de que sim, H.Q. é Literatura, e da Boa.

Voss

Letto a puntate da ragazzino e poi nelle varie edizioni da edicola e libreria, continua a sorprendermi.La fantascienza migliore, il fumetto migliore.

Totoptero Bastidas

Mi entrada al colegio empezó con una exclusión. La profesora (Amparo, aún recuerdo su nombre) dibujaba en el tablero círculos y líneas y preguntaba al curso: “esta es la…?” Yo levantaba la mano sin pensarlo y gritaba “¡A!”, y luego: “y esta es la…?”, el grito salía cada vez más fuerte “¡B!” Amparo se detuvo, dejó la clase por un momento, me tomó de la mano y me llevó al fondo del salón. Hizo que me sentara sobre un cojín rojo que llamábamos “El Señor Rectángulo” y dejó a mi lado una torre de cómics. “Ya sabes leer al parecer -me dijo- entonces, mientras tus compañeros aprenden, tú practicas con estas historietas.” Así fue como pasé un año entero de mi vida de viñeta en viñeta, saltando del Coyote a Supermán y de Rarotonga a Águila Solitaria. Si bien no conocía bien a mis compañeros de salón, ni hacía trabajos con ellos, aprendí a conocer y amar los cómics. Lo interesante de todo el asunto es que los cómics no eran consecutivos: pasaba del 14 al 52, así que debía imaginarme todo lo que ocurría entre ellos: empecé a imaginar historias con personajes ajenos. Después de eso, nunca dejé de leer cómics. De cuando en vez aparecía una novela gráfica que me llevaba de nuevo a esa sensación de volver a la época de cuando tenía un año entero para perderme entre viñetas, bocadillos y dibujos. Fue así como ahora llegó a mi vida un ícono inolvidable: El Eternauta.Hablar del texto de Osterheld es complicado: el eternauta tiene esa importancia icónica de Perón, Maradona o El Ché. Pero es justo eso lo que lo hace más interesante: ¿cómo un personaje de cómic logra convertirse en el ícono prototípico de la Resistencia? Bajo un argumento bélico y con altas dosis de estrategia militar, El Eternauta logra desarrollar la idea fija de la unión de los pequeños y la importancia de los valores individuales en pro de lo comunal. Si bien es posible encontrar, en la novela, algunos de los errores más comunes de los cómics, hay que entender esos errores observando el contexto en que fue realizado (1957-1959). En Estados Unidos aún no aparecía Marvel Cómics (con ese nombre al menos) y D.C. estaba en la crisis de la postguerra: aún no aparecían héroes con poderes sobrenaturales. Y es justo eso lo que produce una identificación cercana con el eternauta, no tenemos ante nosotros un héroe lejano y extraño, sino una persona normal con esposa, hija, que juega truco con sus amigos y que tiene un nombre común: Juan Salvo. Pero desplazándose aún más, el héroe tampoco es Juan Salvo, el héroe es “la comunidad”. Similar a algunos tratamientos argumentales de la obra de Tolkien, la unión comunitaria logra el protagonismo al enfrentare a una fuerza inenarrable y poderosa pero única-monolítica. Otro plus de la obra es claramente la posibilidad de encontrar referencias espaciales específicas como el Monumental de River, la Avenida Las Heras, las Barracas de Belgrano o la Plaza Congreso. Por primera vez pude imaginar que los extraterrestres podían estar en los cielos suramericanos y no se empeñaban en destruir la torre Eiffel y la Casa Blanca. Además del plano argumental, es imprescindible hablar de la gran cantidad de referencias explícitas e implícitas a la crítica política hecha por Oesterheld. Como se sabe, la constante producción crítica del guionista llevó a que –lamentablemente- se convirtiera en uno de los desaparecidos por la dictadura en 1976. Si bien hay una importante aparición de los militares dentro de la novela, éstos dejan su lugar en la batalla a los civiles, a los que utilizan como carne de cañón pero que tienen el poder del apoyo mutuo. Es interesante que dicho apoyo se convierte en una actitud “contagiosa” y que iguala posteriormente a civiles y militares en un conjunto homogéneo. Cosa contraria ocurre con los “malos” de la historia, otro de los aciertos por parte de Solano. Cascarudos, Manos y Gurbos, están dibujados con gran maestría y causan los grados adecuados de terror, (in)humanidad y misterio. Hay momentos en que la gigante novela de Oesterheld se convierte en tediosa, dado que utiliza la clásica técnica de tensión que por momentos cansa también en Lovecraft. Más de tres o cuatro veces, el narrador interrumpe con un: “pero eso no sería lo peor, después nos pasaría algo aún más terrible”. Que en la página 300 llega a convertirse en algo monótono. Pero repito: a las luces de la época, la propuesta de Oesterheld/Solano es monumental y extraordinaria. No es el eternauta una obra que se pueda comparar con las novelas gráficas actuales y su gran valía es justamente la inclusión de nuevos lenguajes en el cómic y el convertirse en la novela gráfica más importante que se ha producido en toda Suramérica.Al terminar de leer El Eternauta, quise leer el libro 2, continuación de las aventuras del viajero de la eternidad. Recordé los proyectos gráficos de mis amigos como los guerrilleros zombies o el muerto que volvía para hacer justicia con sus propias manos y que tenía la voz de Waldo Urrego. Me di cuenta de las grandes posibilidades del cómic como arte para nombrar los problemas cotidianos y actuales. Me enamoré del cómic de nuevo y me sentí otra vez, como no lo hacía desde hacía mucho, ese niño que leía historietas al final del salón y que se llevó a casa, para no olvidar ese momento extraordinario (y como regalo de consolación por parte de la profe Amparo) al Señor Rectángulo. Amigo fiel que me acompañaría cuando, tiempo después, veía los primeros capítulos de la Dimensión Desconocida y leía mis primeros libros de ciencia ficción.

Andrew

Argentine, post-apocalyptic, sci-fi graphic novel from the 50s, which, sooner or later, will be probably get made into a disappointing over budget film. Read the book before that happens if you can.

Israel Moises

Una obra maestra.

Luciaam

La historia era entretenida, pero se tornaba reiterativa. Si bien sé que es así porque que era una tira semanal, fue molesto porque lo leí de corrido. A su vez, había momentos en los que se ponía un toque pesada la trama y como no es género que disfrute demasiado, no me gustó tanto. Eso sí, me paso que a veces no podía soltar el libro de lo atrapante que era (acá era cuando más me molesta la repetición innecesaria). Puntos a favor? Destaco el trabajo extraordinario de Solano López y el final.

Boris

Acabo hace un par de horas de leer "El Eternauta" de Oesterheld y Solano López. Me le acerquè con la intención de pasar un buen rato de entretenimiento, con la actitud benevolente de divertirme sin mayores pretensiones, como quien hoy se rìe enternecido de lo que emocionaba a nuestros padres o abuelos (películas como "El Dìa que Paralizaron la Tierra", o series como "Los Invasores"). Y acabo de salir de allì con màs, bastante màs...Por encima de los varios traspiés y convencionalismos de una fabula que parece, en principio, irse improvisando alegremente sin mayor pretensión estètica o literaria, lo cierto es que desde muy pronto, quien se preste a jugar el juego que los autores nos proponen, se verà gratificado con momentos de vigorosa imaginación; escenas autènticamente perturbadoras que tocan cuerdas profundas, temores atávicos que sòlo creadores de talento saben pulsar -y vaya que Oesterheld supo como pocos en el medio de la narrativa gràfica mundial, manipular las cuerdas del suspenso y la angustia-. El final de la narración, las últimas cincuenta páginas son una cátedra de talento manipulador de las emociones del lector propicio, un creccendo apenas sostenible de tensiòn frente al devenir frenètico de los hechos de resolución imposible...¿imposible? Un acto de magia se requerìa para resolver satisfactoriamente, sin someternos al fraude imperdonable y vulgar del "y de repente...despertè del sueño". Y en efecto, Oesterheld, el mago, en vez de defraudarnos nos ofrece uno de los finales mejores que la historia de la ciencia ficción recuerde, y hablo tanto en la novela como el cine y, tanto màs, en la narrativa gràfica."El Eternauta", como su protagonista, habrá ciertamente de trascender el tiempo.

Cecilia

Es extraño lo que me pasó al leer este libro. Al ser el primer comic que leía no sabía mucho que esperar, de todas formas lo interesante fue que la técnica de representación se dejó a un lado y como siempre, en una buena historia, preponderó la trama. La historia del Eternuata es una historia llena de muerte y soledad, de una búsqueda infinita. Mientras recorría el libro página tras página debo confesar que me he sentido angustiada, al punto de dejarlo en la mesita de luz, esperando otro momento para continuar con su lectura. Pese a que el sentimiento no era para nada feliz, esa sensación refleja claramente como la historia me invitó a sumergirme en ella. Creo que al fin de cuentas todos somos un poco como el Eternauta: siempre estamos buscando algo que tal vez descansa en otro universo.

Beñat Irasuegi

Maisulana

Benjamín

Leer El Eternauta es prácticamente un rito de pasaje para los argentinos. Es más que el relato apocalíptico de una invasión extraterrestre, es un testamento a una época, a una ideología y a un hombre desaparecido forzosamente por su propio gobierno. Esta novela gráfica encapsula una enorme porción de la historia del país, triste y terrible, y por ello vale su peso en patrimonio de la humanidad.Más allá de esto (se puede ir más allá del contexto de una obra?) y tratando el texto en sí, El Eternauta es una historia tensa y espeluznante. Ilustra nuestros miedos más intangibles. El miedo Freudiano a lo Unheimliche, "lo opuesto de aquello que nos es familiar", entre los cuales la mortífera nieve es solo el principio. El miedo a El Otro - primero a los bandidos que merodean el paisaje post-apocalíptico, luego a los traicioneros hombres-robot, luego a lo absolutamente desconocido (quiénes son "los Ellos"?).Leí el cómic de chico de un tirón, porque cada página me dejaba preocupado por la suerte de los personajes. Oesterheld renueva la situación constantemente, pasa de la invasión del hogar a un esquema bélico a excursiones guerrilleras, redoblando el peligro de la invasión sin aflojar la tensión por un momento. Es una historia atrapante y movilizadora.

Gina

The historical importance of this book almost earns it a 5 all on its own. As far as I can tell, no English-language version exists, which is too bad. Beautiful illustrations. Eerie tale.

Bernardo

Primer cómic latinoamericano que leo. Sí, es vergonzoso, pero es así. No podría pedir más. Elementos clásicos de ciencia ficción, sabia y eficazmente manejados. Esta es una historia de 1957 y me hizo sentir la misma adicción de "The Walking Dead" o de series de invasión extraterreste como "La Guerra de los Mundos", "Día de la Independencia" y "Fallen Sky"; dos de ellas que la suceden por mucho y que de alguna manera, "roban" elementos de ella.Un Buenos Aires apocalíptico es donde se desarrolla esta historia de supervivencia post-apocalíptica; maravillosamente ilustrada y narrada. Sí, así se sienten los clásicos: perdurables en el tiempo.

Camila, the opinionated Catruler

I might have enjoyed it more if I hadn't known how it ended. And comics aren't my thing. I understand why people may like it and consider it epic, sacred, or school material in Argentina, but not my cup of tea. Extra star for the sci-fi wickedness, which was the only thing I liked about it.

Periklis

The finest alien invasion story I've read...

Share your thoughts

Your email address will not be published. Required fields are marked *